28/1/13

Codillo de Cerdo a la Americana (con Puré de Patatas)


Me encanta ir a la carnicería, a la carnicería del barrio, la de toda la vida. Nada de carnes envasadas en bandejas y plastificadas al vacío. A mí me gusta ver las carnes sin cortar, puestas en el mostrador refrigerado donde, cuando éramos pequeños y acompañábamos a nuestras madres, pegábamos la cara y las manos con cara de aburrimiento y sin parar de protestar: "Mamá nos vamos ya?".

Que gusto da ir a la carnicería y echar el ratito de cháchara; compartir con las marías las diferentes maneras de hacer un pollo, poner el puchero o hacer los callos. Que gusto da cuando el carnicero te pregunta si quieres la carne picada una o dos veces, si le echa "to sus avíos" o si la deja "sin ná". Y que gusto da cuando te envuelve la carne en el papel grisáceo de toda la vida, el que ya sólo sobrevive en las carnicerías y charcuterías de barrio. Ay! Que me encanta ir a comprar a la carnicería!

La última vez que fui, el carnicero acababa de matar así que tenía un codillo ibérico que llamaba desde la vitrina. Tan limpio, tan fresco, que no pude evitar traerlo a casa. Cuando llegué, me puse a indagar y se me apeteció hacerlo asado con salsa barbacoa así que, picoteando de un montón de recetas, acabé haciéndolo a mi manera. Como no quería que se llamara "Codillo a mi manera" pues le he puesto "Codillo a la Americana" que suena mejor. ¿Queréis ver como lo hemos hecho? Pues seguid leyendo ^^





*Cantidades para 4 comensales.

Para la carne:
  • Un codillo de cerdo ibérico
  • 180-200 gr. de salsa barbacoa (yo he usado Hunt's Honey & Mustard)
  • 1 1/2 cda. de mostaza de dijón
  • 1 1/2 cda. de miel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta recién molida

Para el puré:
  • 3 o 4 patatas medianas
  • 1 pastilla de caldo de carne
  • Mantequilla
  • 1 yema de huevo
  • Leche
  • Sal





NOTA: El codillo ha de estar, como mínimo, 12 horas marinando así que tendréis que empezar el día antes.

1. En un recipiente grande mezclamos la salsa barbacoa, la mostaza, la miel y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Removemos bien hasta integrar y reservamos.

2. Salpimentamos el codillo apretando con las manos para que se pegue bien y lo metemos en el bol donde teníamos la salsa. Lo embadurnamos bien, tapamos con un film y guardamos en la nevera unas 12 horas como mínimo.


NOTA 2: Sacamos el codillo de la nevera una hora antes del momento en el que vayamos a meterlo en el horno para que la carne se atempere.

3. Pre-calentamos el horno a 180º.

4. Pasamos el codillo a la bandeja en la que lo vayamos a asar y echamos toda la salsa por encima. Lo metemos al horno durante 30-35 minutos, tras los cuales verteremos un vaso de agua en la bandeja (no por encima). Volvemos a cerrar, subimos la temperatura del horno a 200º y horneamos durante 45 minutos más.


5. Mientras se hace, vamos con el puré. Cocemos la patatas en abundante agua con sal, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pastilla de caldo de carne. Cuando estén cocidas, las pasamos por el pasapuré.

6. Añadimos la yema de huevo, una nuez de mantequilla, una pizca de sal y, si vemos que está muy espeso, podemos añadir un chorrito de leche para suavizarlo. Yo casi siempre lo hago.

7. Volviendo al codillo. Cuando haya pasado el tiempo, lo sacamos del horno a una tabla de madera para que atempere. ¿Veis lo negro? Parece quemado pero no lo está. Es la miel que ha caramelizado. Os aseguro que luego competiréis para ver quién se come el churruscadito...



8. Deshuesamos y cortamos el codillo en filetes no muy finos. Emplatamos acompañándolo del puré de patatas y la salsita de la bandeja.


Tiene buena pinta eh? Pues todavía tiene mejor sabor... 




Y si sobra ni se os ocurra tirarlo! Podéis hacer croquetas; o picarlo y hacer una ensalada; o meter los filetes directamente en un bollo y bocata para cenar! ^^

Espero que os guste la receta y que os animéis a hacerla. Es barata, cosa que viene muy bien para sobrellevar la famosa cuesta de enero; es muy fácil de hacer y además, está riquísima. Y si encima lo compráis en la carnicería de vuestro barrio pues mejor que mejor porque estará más buena, os saldrá más barata y ayudaréis al pequeño comercio de toda la vida.

Un besito y nos vemos en la siguiente receta!






PD: Os recuerdo que podéis encontrarnos en FacebookTwitter, Pinterest e Instagram !

PD2: Estoy enlazando esta receta a la fiesta de enlaces Recetas Saladas del blog Personalización de Blogs.

3 comentarios :

Biografia, vida, poema dijo...

Mmm me encanta el codillo de cerdo, me acuerdo que la primera vez que lo probé fue en un restaurante alemán, gracias por la receta, a ver si algún día tengo tiempo y la hago :)

Anónimo dijo...

Bueno, lo "negro" no quiso nadie. Su aspecto daba bastante asco y al probar el sabor era como un caramelo quemado mezclado con el sabor de cerdo. Que combinacion mas asquerosa!
Nunca lo recomendaria a nadie.
Tengo la sensacion que tus gustos son un poco extraños.
creo que se debe evitar la miel. Los americanos utilizan demasiado azucar (hasta en el jamón - por esto se llama aqui jamon dulce siendo en España muy salado, mucho más que en Europa de donde viene - Praga).

María Ortega dijo...

Me ha encantado me falta probar la misma receta con un costillar, tiene que ser la caña, gracias por la supereceta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...